Quien Soy

Seducido por Internet y el fenómeno Blogging y después con la llegada de las redes sociales, comencé a crear bitácoras, con más o menos acierto.

Mi primera página con dominio propio fue negocios en punta. Estaba relacionada con la actividad que desarrollaba entronces. He recuperado la página web,  muchas veces, y también la tuve inactiva. Después de cinco años de esfuerzo y aprendizaje, me he echado para adelante para corregirla, pues modestamente había cosas técnicas que desconocía, a parte de que Internet en 2008 no era una prioridad para mí. Sólo utilizaba para mis ratos libres.

Después de saltar muchos obstáculos y embarcarme como ese dicho de que para tener éxito hay que “quemar todas las naves”, me embarqué, pero claro para estar en el “club” se necesitaban unos conocimientos mínimos, tener un buen teléfono móvil tipo smartphone, bien de Android o de Apple. Entonces no me los podía permitir, quizá por que atendía a la pauta NO URGENTE, NO PRIORITARIO.

Más tarde de aquella fecha me inicié a aprender todo lo que pude de Internet, conocí gente, a parte de que también quería estar en el “club”, quería que en este cambio de paradigmas que ha venido acompañada a la crisis económica y a la evolución tecnológica, se oyera mi pequeño murmullo, a la vez de aprender de los demás.

Quizá por ser de más edad que muchos que están, -y con esto ni me la doy ni de vanidoso, ni arribista-, allá cada cual, muchas de las cosas que entonces dije están ocurriendo.

No soy un profeta ni un vidente. Sólamente usaba y uso el sentido común debido a asociarme con personas que no merecía la persona y ser demasiado generoso, me refiero a la vida offline.

Admito, que las redes sociales eran algo ajeno para mí, e inicié en estos cinco años mi largo peregrinar.

Ahora estoy “restaurando” mi obra y tardaré en restaurar aunque algunos contenidos antiguos dentro de poco ya no servirán, pues aunque parezca lo contrario, hemos salido de la crisis. Tristemente no como hubieramos deseado. La clase media ha muerto. Y entramos en una fase donde el talento se va a valorar mucho. Quedan muchas cosas por desmontar, muchas desilusiones de todos, pero llevará tiempo. Lo veremos, o lo veréis.

Germán Prados, Granada, Octubre de 2013

Apostilla: Quien diga que el 13 no tiene gafe…