enfermedad, noche, otoño, Paulina, pesares

Se fue la tita Paulina

Se fue la tita Paulina
entre tinieblas y algodones.
Dia aterciopelado de reciente otoño.
Mudas las miradas
y sórdidos los pesares.
Me lo contaron
y no lo creí
como no se creen estas cosas
Me quedé sulfatado, sólo
en su agonía cerrada.
En su callar despierto.
Se marchan las aves
a otros lugares.
Y la tita se marcha
sin decirme nada.
Pesares sobre pesares,
en esta tarde gris.
En este silencio
que acongoja.
No sé si fue la fé
o la épica.
No se si fue la enfermedad
o el desdén.
¡Tita! No hay sol
en esta tarde gris.
¿Por qué te vas?
Licencia de Creative Commons
Se fue la tita Paulina by German Prados Peña is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en melodiasredundantes.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.creativecommons.org.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s