popularidad

El poder de la fama

El poder de la fama

Siempre hemos tenido un admirador o admiradora, a lo largo de los tiempos, ya sea un actor, un futbolista
y en los ultimos tiempos e incluso un político o un presentador.

El poder de la fama

es el que regentan George Clooney, Richard Gere, Brad Pitt o Angelina Jolie, Beyoncé.
Siempre ha habido admiradores hacia el propio sexo o al sexo contrario.
Quien no admira a Messi, a Cristiano Ronaldo o a Beckam. El poder de la fama hace que la figura del famoso digamos sea gratuita
Ahora quien no le gustaría ser Rodriguez Zapatero o Leire Pajín o Sarkozy y Carla Bruni, que ahora Sarkozy ha perdido las regionales francesas. ¿Se separará Carla Bruni, cuando Sarkozy pierda el poder?
Pero ningún joven en España quiere ser empresario de Pyme, prefiere ser adicto al botellón o al ordenador, a la computadora donde pasa largas horas se le enciende “la perilla” a ver si se hace un genio como Gates, al teléfono móvil, al teléfono celular. Pero no, empresario de pyme no porque es un latazo: pone el negocio y paga al notario si hace una sociedad mercantil, al ayuntamiento por la licencia de apertura, al fisco todos los trimestres, a la seguridad social todos los meses, a los trabajadores, a los proveedores, le paguen o no los clientes, y al final ¿qué le queda, cuando tiene que competir con otros empresarios?
el poder de la fama

A los jóvenes le gustan en algun caso, las grandes empresas, donde es el presidente y tiene el despacho en la planta última de un gran edificio, con sillones de eskay, muebles traidos expresamente de Nigeria, con un despacho de cien metros cuadrados y una secretaria guapetona, al estilo Marilyn o Kim Basinger, con un vestido rojo, o con minifalda, que lo tiene a tono todo el día y además es muy eficaz, como el lider y el liderazgo
Donde en los consejos de administración, se fume un auténtico puro habano, ponga los pies en la mesa y además vocee a los miembros.
Yo salgo de todo esto, soy un currante, me rompo la cabeza para llegar a fin de mes, y a quien admiro es a mi esposa que hace encaje de bolillos para que no nos falte de ná. Así que el poder de la fama sólo depende de que algún día nos toque la lotería.

Photo credit: mensatic from morguefile.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s