Bienvenid@s

DIARIO DE UN KAOVOI (2)

Aquella noche no pasó nada, ella se me insinuó varias veces. En realidad no era de la villa, sino de San Courage, a dieciocho millas del lugar. Un sitio frondoso de pinares y donde se desarrolla la industria maderera, que va transportada por el río unas veces y otras veces por el tren de las diez de la mañana.
Era además la maestra del pueblo, luego no era del lugar, venía de más lejos. Tenía ciertos rasgos irlandeses y le gustaba el wisky como el que más (me confió en secreto que su familia eran grandes bebedores) de wisky de malta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s